Televisión

LAS TELENOVELAS NO SOLO SON PA’ LAS MINAS

Mientras más simple, mejor.
La canción del chico de Cali, ganador de un reality colombiano, Mike Bahía, es parte de este leimotiv de Papá a la Deriva.
Buscándote, te encontré….

Confieso: soy adicto a esa novela. Comienza el nuevo capítulo a las 20.29. Guena, guena.
El puerto es un eléctrico escenario. Los botes, los trolleys, la arena, son el lugar ideal para tener la esperanza de un buen calugazo entre don Bruno y Violeta. El rico y la chica pobre, su cenicienta.
Llevan como 104 capítulos (incluyendo el beso final de la gringa de este viernes).

 

imageY la historia simple trata de un papá marino que sólo busca poder sobrellevar la crianza de sus hijos. Ser papá y mamá es todo un cuento, no viene en nuestro adn y somos medios torpes. Pero sí, podemos hacerlo (me consta).
Hay varias ramas: como la candidata a alcaldesa que se enamora de un pescador pelado y picaron, los romances de los hijos, el Keno supermosquetero de la señora del restaurant Bote Salvavidas, su pretendiente avaro que quiere para el matrimonio un cena de pan y vino.

imagePero todo es accesorio. Lo importante es el casi casi, de esa tensión de cada encuentro de Bruno con Violeta. Es un ganso, no atina, se enreda. Y ella, como pollito nuevo, está perdidamente enamorada pero, debe hacer lo que debe hacer y es casarse con el chico de su clase social, el que por asignación divina le corresponde no el verdadero amor que es el Manguera (así al menos le dicen a ese actor vaya uno saber porqué), ya que ella sí podría ser la verdadera madre de sus hijos, y encargar con él uno nuevo a la cigueña.

Papá A La Deriva.

Guena, tonta, básica. Pero guena.
El amor no tiene porqué ser una leche condensada de cosas racionales. Basta que suene ese temazo de Ricky Martin de fondo y zas: algo va a pasar en escena!!

Lo último

Copyright © 2015 Paginauno.cl

To Top