Películas

STAR WARS: UNA EXPERIENCIA

 

“¿Tío, cómo será ver esta película en 30 años más?”

Me sentí un viejo de mierda.

Un niño que conocimos en la fila lo dijo inocentemente este 17 de diciembre, en una escena de una de las batallas con un asiento que se movía endemoniado en una sala 4dx, con humo, olores, y golpes en mi espalda de la butaca.

Podría contarles el final, un final que huele a comienzo, podría contarles quién vive y quien muere, pero me quedaré con la experiencia.

Star Wars es una experiencia, es una peregrinación, un partido final de copa mundial: algo épico.

Llegamos con mi joven aprendiz de 7 años (mis genes por cierto) dos horas y media antes. Asientos numerados, pero había que estar antes. Fuimos los primeros de la fila, hasta usé un enchufe para mantener el celular con carga para las selfies y cosas por el estilo que se venían.

Empezaron a llegar mutantes, seres vivos disfrazados de héroes, de buenos y malos, aunque casi todos de un metro treinta, con cueva. Todos me decían tío. Los polis por cierto no les habían requisado las armas, sables, ni los habían detenido por sospecha por andar enmascarados como el malo de esta serie Kylo Ren.

imageMe acordé de un cine de San Antonio, rasca, con unos parlantes reventados, de hace 38 fucking años.

Tenía 7 años, y sentí que era de los buenos, que ayudaría a Luck y sería un Jedi.

Pensaba: cómo será ver esta película en treinta años más mientras movía en el cine una espada láser con un tubo fluorescente y mi papá me decía “bájala, bájala, te van a retar las otras personas”.

Una épica experiencia: especialmente al volver a ver a  mi héroe Skywalker.

 

 

Lo último

Copyright © 2015 Paginauno.cl

To Top